El medio siglo de Ñundeui (Con una pequeña ayuda del I Ching)

El medio siglo de Ñundeui

(Con una pequeña ayuda del I Ching)

 

Un objeto sensible

Una extensión del ojo y la memoria

Altera la visual del mundo

Irrumpe al Pie del cielo

Fija el movimiento del rio y de la piedra

De palmeras, de la naturaleza

De las nervaduras de las hojas

De la vida vibrante del pueblo Ñuu Savi.

Retrata el mundo femenino

La mujer, la madre tierra

Abre el lado fértil

El rostro fecundo del tiempo de lluvias

El ciclo de vida y de muerte

La dignidad desnuda de Candelaria

Su porte magnífico

No importa mostrar la evidencia de los senos

Dadores de vida;

No, porque el centro erótico está en nuestro ombligo,

Porque somos hechos como el cántaro, del barro rojo de la madre tierra,

Y México está “En el ombligo de la luna”

Y hay en nuestro interior, en nuestra desnudez

Una claridad relampagueante como noche de agosto

Que nos otorga fuerza al exterior

Y ella es la mujer, la madre tierra

Llena de roca firme como en el mes de marzo

Y esponja adherente en tiempo de aguas

Como madre perseverante y tierna

entusiasmadoramente esclarecida.

Hay en el cielo y fuego un movimiento

El mismo que de manera diversa nos otorga

La existencia del tiempo, el orden de las cosas

Del pensamiento dual Ñuu Savi.

Y Ñundeui como creación pletórica

Articula el yo central y el nosotros disperso

La luz inexpresiva de Rosa en Ixtayutla,

Los ojos inocentes de María de la Luz,

Muestran el fuego y cielo, mundo y cielo Ñuu Savi

Su ser-comunidad desnuda al mundo.

En libertad no hay falla, el retorno es propicio;

Las aguas de los ríos fecundan a Ñundeui.

Facebook Comments

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.